28 de mayo, Día Internacional de Acción para la Salud de las Mujeres

 En Actualitat

El 28 de mayo, Día Internacional de Acción para la Salud de las Mujeres, sirve para fomentar la difusión del estado de salud de las mujeres, de sus necesidades y demandas, y del compromiso que exigimos a las administraciones para darles respuesta.

En el ámbito de la salud y el género se creen muchos factores identitarios como nacionalidad, edad, orientación sexual, clase social, origen, lengua o religión, entre otras variables. Todos estos elementos relacionados entre sí generan desigualdades en el acceso y tratamiento. Además, los estereotipos de género tienen un fuerte impacto en la salud, especialmente en la sexual y reproductiva, y sus efectos atentan directamente a los derechos de las mujeres.

Según el informe 2024 del índice de igualdad de género elaborado por el European Institute for Gender Equality (EIGE), la esperanza de vida en Cataluña es una de las más elevadas de la UE, con 86,3 años por en las mujeres y 80,7 para los hombres. Sin embargo, según el ESCA, las mujeres pasan más años viviendo con un mal estado de salud (20 años, frente a los 14 años que pueden pasar los hombres en estado de mala salud). Las causas de muerte más frecuentes en mujeres son enfermedades circulatorias (28,4%), tumores (21,1%) y enfermedades respiratorias (9,9%). El 41% de las mujeres tienen problemas de salud crónicos o de larga duración, en mayor proporción que los hombres (35%).

La proporción de mujeres con depresión es más del doble (11%) que la de los hombres (4%). Los hombres tienen sobrepeso en mayor proporción (59%) que las mujeres (43%). Realiza actividad física saludable el 81,1% de las mujeres y el 84,5% de los hombres. En cambio, las mujeres siguen las recomendaciones de una dieta mediterránea en mayor proporción que los hombres. Fuman tabaco el 20,5% de las mujeres y el 30,9% de los varones. La porporción de hombres que realizan un consumo de riesgo de alcohol son el triple que las mujeres.

En la Fundació Surt apostamos por promover una atención sanitaria empoderadora con la paciente, que ponga la vida en el centro, sin patologizar o infantilizar por defecto. Y por este motivo, es necesario avanzar hacia una reorientación de los recursos y las medidas públicas del sistema sanitario con perspectiva feminista e inclusiva; incrementar los recursos destinados a tratamientos e investigación vinculados a la salud integral de las mujeres; la capacitación específica en género del personal médico, entre otros.

Publicaciones recientes

Haz un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt