El Consejo Nacional de Mujeres de Cataluña recuerda que los derechos sexuales y reproductivos son derechos básicos para «vivir con libertad y sin violencia»

 En Actualitat

El Consejo Nacional de las Mujeres de Cataluña (CNDC), el órgano colegiado de participación y consulta del Instituto Catalán de las Mujeres, en que Surt participa, recuerda que los derechos sexuales y reproductivos (DSiR) son «derechos humanos que garantizan que las personas puedan vivir en libertad y sin violencia».

«Suponen poder expresar y disfrutar de nuestros cuerpos, nuestras sexualidades, nuestros deseos y placeres libres de todo tipos de violencias y discriminaciones, a la vez que garantizan poder ejercer y disfrutar de la plena soberanía corporal, orientación sexual e identidad y expresión de género así como también suponen ‘poderes vitales’ que en su reconocimiento lleno contribuyen a transformar las sociedades», recoge el posicionamiento del CNDC.

Las organizaciones que lo conforman reivindican que los derechos sexuales y reproductivos incorporan una dimensión «de derechos públicos y participativos», cosa que supone que cada persona y colectivo tiene que poder «reafirmar sus DSiR en el ámbito público y aportar a la construcción de los imaginarios, valores, normas, prácticas sociales y políticas de una sociedad».

Así mismo, se reconoce que el ejercicio lleno de los derechos sexuales y reproductivos supone «una transformación radical de las sociedades para acabar con la hegemonía de la heterosexualidad, el mandato del binarisme de género, los roles y estereotipos de género, las identidades sexuales, la maternidad obligatoria, la división sexual y racial del trabajo, las violencias machistas, las relaciones de subordinación y opresión y pone en el centro del análisis las vidas y los cuerpos diversos en libertad desde el placer y la no violencia».

Aún así, plantean que todavía no se ha logrado una igualdad sustantiva en el acceso, la adecuación o la aceptabilidad de los programas, los servicios y las infraestructuras que mitiguen o eliminen completamente las múltiples vulneraciones en la ejercicio de los DSiR. «El respeto y la protección de los derechos sexuales y reproductivos pasa por el reconocimiento y la garantía del derecho a una vida libre de violencias. Así pues, en un Estado de derecho, las instituciones son las responsables de habilitar los mecanismos necesarios para lograr y defender este hito a través de una legislación y una práctica institucional, funcionarial y de servicios públicos que lo garanticen de manera efectiva», reclaman.

Publicaciones recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.